Verdadero Lujo

​En México, a menudo se critica que el diseño está solamente al alcance de una clase social favorecida. En este sentido se entiende al “lujo” como algo costoso y que sólo aquellos con una alta capacidad económica pueden acceder a él. Esto nos convertiría a todos los diseñadores, cómplices de la abismal e indignante división de clases en nuestro país. Por suerte, es diferente, especialmente desde mi punto de vista. No hace mucho escuché al afamado chef Alex Atala del restaurant DOM en Sao Paulo, definir al lujo como “La capacidad humana de transformar algo en emociones”;  no podría estar mas de acuerdo.  En COFER Studio cada vez que abordo un proyecto lo hago pensando en el usuario y no en el costo de los materiales que elegimos. Me gusta pensar que “diseño experiencias” mas que espacios u objetos, a veces sin embargo, resulta ser lo mismo. Pensemos por ejemplo en “The dinning experience” que diseñe para Las Ventanas al Paraíso, (Best international resort – Condé Nast) cada objeto, luz, y platillo están diseñados no sólo para armonizar entre ellos, sino también específicamente para ofrecer a los huéspedes un sutil viaje a través de la historia y las culturas de México. Hice uso de la habilidad de las comunidades oaxaqueñas para transformar con sus manos el barro en finas piezas de loza que con la  riqueza de los tonos naturales de la arcilla no requerimos aplicar pigmentos adicionales para lograr los colores auténticos azules, verdes, y rojos usados por la cultura Olmeca. Los telares de cintura ancestrales de Chiapas generan impresionantes caminos de mesa que parecen cambiar de color a lo largo del día.  Tortilleros trenzados a mano con ramas de sauce en base a la técnica original de la comunidad Kumiai en Baja California son verdaderos objetos vivos que desprenden hojas y esencias conforme se van secando a lo largo del año. El lujo para mi no esta definido por objetos de oro y diamantes, sino por el alma que los objetos cargan en si mismos. “El verdadero lujo es el tiempo” que requiere desarrollar un concepto, el tiempo de encontrar a los maestros artesanos capaces de ejecutarlo con la máxima fineza, y el tiempo de permitir que sea disfrutado por otros. El lujo es una cuestión de creatividad, no de presupuesto. ​

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


© PROGRESSIVE DESIGN FIRM 2018.