Ten un arquitecto

​En mi entrada anterior: “Los malos arquitectos regalan el diseño” me llamaron de todo, desde brillante hasta mentiroso y egoísta, aun cuando el tema principal era ser arquitectos dignos para nuestros clientes. Uno de los comentarios que más me llamo la atención fue el de “En México un arquitecto es un lujo sólo para los ricos”; nada podría estar más alejado de la realidad. Un arquitecto es el profesional encargado de utilizar eficientemente los recursos naturales y financieros disponibles. Esto es con el fin de generar proyectos económica, espacial, y energéticamente viables.

Un proyecto económicamente viable requiere de un arquitecto encargado de diseñar con el presupuesto en mente, decidir en qué piezas o espacios merece excederse un poco, y en cuáles tendrá que someterse a un limitado presupuesto. El arquitecto es quien especificará los acabados y materiales conociendo su costo inicial, grado de mantenimiento, y tiempo de vida. El proyecto que es supervisado por un arquitecto profesional tendrá una correcta ejecución y materiales apropiados, lo que impactará en el costo futuro de mantenimiento de la propiedad.

Un proyecto espacialmente viable, requiere de un arquitecto que incluya el programa solicitado por el cliente y contemple requerimientos que deben ser agregados para su correcto funcionamiento, ya sea habitacional o comercial. Además se deberán tomar en cuenta las vistas y entornos; y cómo estos repercutirán en la calidad espacial del proyecto. El arquitecto es quien exaltará el contacto con la naturaleza y en general quien propiciará ambientes armónicos y atractivos para los ocupantes de la edificación.

Un proyecto energéticamente viable, requiere de un arquitecto que este consciente de las nuevas tecnologías para reducir el consumo energético de la propiedad y por lo tanto disminuir los costos de la operación futura de la misma. El arquitecto respetará las orientaciones de la construcción con el propósito de generar espacios bien iluminados y propiciar ambientes frescos o cálidos haciendo uso de las enseñanzas de la arquitectura vernácula de cada región en particular. Preferirá materiales y mano de obra típicos de la zona con el fin de reducir su costo económico y huella de carbono.

Un proyecto viable, requiere de un arquitecto, no importa cuán autosuficiente se sienta el cliente, el ingeniero o el contratista. El papel del arquitecto, contrario a lo que se diga, es indiscutiblemente necesario. Los arquitectos, no somos un lujo, ni un gasto adicional, somos piezas fundamentales para que los proyectos sean económicamente, espacialmente, y energéticamente viables. Hoy mas que nunca, los primeros que tienen que convencerse, son los mismos arquitectos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


© PROGRESSIVE DESIGN FIRM 2018.